Consigue un salón “muy shaker”

¿Eres una de esas personas que valora la funcionalidad, el confort, lo hecho a mano y la simplicidad en un espacio? Si tu respuesta es un sí rotundo,  sin darte cuenta acabas de descubrir que eres un admirador del estilo Shaker, la tendencia decorativa del momento.

Y es que, aunque parezca que son cualidades muy actuales, lo cierto es que estos principios de simplicidad, artesanía y funcionalidad se remontan al siglo XVIII. Quien diría que una secta autosuficiente del norte de Inglaterra daría lugar a un estilo decorativo muy demandado en los hogares del siglo XXI.

Las bases de sus creencias hacían referencia a esos principios que hemos mencionado. Si eres amante de la decoración simple y funcional y quieres que tu salón tenga un aspecto confortable con aires minimalistas, el estilo Shaker responde a lo que buscas.

Fuente: Pinterest.

Si algo hace al estilo Shaker único son precisamente esos principios tan marcados. Verás que todo espacio decorado bajo estas premisas respira un aire simple, sin excesos y pensado con el objetivo de cubrir necesidades y ser muy funcional.

Hoy en día verás que muchos de los elementos y claves decorativas que fueron empleados por aquella secta se han convertido en toda una tendencia.

Se trata de un estilo sobrio que encaja tanto en espacios reducidos, donde la funcionalidad y el confort adquieren otro significado, como en espacios de grandes dimensiones, donde funciona igual, aportando mayor serenidad. Esto hace que se encuentre entre los más demandados en el mundo de la decoración.

Hoy te contaremos todo lo que necesitas saber para conseguir un salón muy “shaker”.

1. Colores

Antes de embarcarnos en el mundo del color de nuestro próximo proyecto de salón Shaker, hemos de recordar una vez más que las premisas de este estilo son: simplicidad, funcionalidad y artesanía.

Si nos detenemos a analizar qué colores representan estas premisas del estilo Shaker, llegaríamos a la conclusión de que los colores que nos encontramos en la naturaleza cumplen los requisitos a la perfección. Eso sí, han de estar en su estado más crudo para no dejar de lado ese punto artesanal.

Hablamos de esos colores sólidos más próximos a la naturaleza como por ejemplo: un tono gris piedra, el azul cielo o el verde agua, sin dejar de lado los terracota, los ocres o el crema.

Fuente: Pinterest.

Una decoración a partir de estas tonalidades, en mezcla con el resto de los elementos, sin duda, nos aportará como resultado un ambiente equilibrado, simple y lleno de armonía.

A modo de curiosidad, hay que comentar que en el siglo XVIII el uso del color blanco era muy reducido y se destinaba principalmente a zonas de reunión, por el elevado coste que tenía y la dificultad que suponía obtenerlo.

Aún así, el color blanco era protagonista en techos, en los que aparecían junto a vigas de madera, y en paredes, con el fin de crear viviendas luminosas.

Para pintar tus paredes, si quieres acercarte a este estilo apuesta por un acabado liso satinado. Puedes darle una mano de barniz mate para protegerlas y quedarán perfectas.

Fuente: Pinterest.

Pero si quieres ceñirte 100% al estilo Shaker, has de pensar en un único tono. Además del blanco de las paredes y otros tonos presentes en la madera del suelo y muebles, el color natural de las telas como el lino, el algodón o el mimbre de una cesta arrojará color a tus interiores sin restar valor al estilo Shaker.

Recuerda: Lleva siempre tu paleta de colores hacia estos tonos, así lograrás conseguir un salón muy “Shaker”.

2. Mobiliario

Sin duda la mayor contribución de este estilo al mundo del diseño ha sido el mobiliario. Se trata de creaciones de líneas sencillas pero funcionales; piezas que carecen de detalles puramente estéticos. Un mobiliario muy singular dada su durabilidad y resistencia, fabricado a partir de maderas autóctonas como el pino, el arce, el nogal o el cerezo.

Sus creaciones fueron y siguen siendo inspiración hoy en día para crear muebles de líneas suaves, sencillas, sobrios, sin adornos. Estas características son precisamente las que consiguen que el mobiliario creado en pleno siglo XVIII resulte tan actual, apareciendo en las revistas de decoración del momento.

Verás que se trata de matices que son muy afines a estilos como el Japandi, el Nórdico, el Wabi-Sabi, el Farmhouse Chic o incluso el Industrial. De todos ellos te hemos hablado en publicaciones anteriores, estilos que probablemente derivan y beben del protagonista de este post.

Así que a la hora de elegir los muebles ideales para nuestro salón Shaker, deberemos apostar por aquellos que cumplan la premisa de sencillez.

Recuerda: Muy lineales y funcionales, aplicando siempre la regla del “menos es más”.

Por ejemplo, atrévete e introduce una mesa cuadrada o rectangular de madera maciza como esta que te enseñamos, y complétalo con unas sillas que parezcan sacadas de la época por su respaldo tipo escalera.

Fuente: Pinterest.

¿Sabías que los Shakers solo usaban muebles fabricados por ellos mismos? Esto en cierto modo es lo que hace que nos resulten tan actuales sus diseños. Hoy en día el valor de lo artesanal y la simplicidad está muy en boga.

Otro plus para potenciar este estilo puede ser el incluir espacio de almacenamiento empotrado en tu salón. Fíjate en estas opciones, sin duda ganarás amplitud y todo parecerá estar mucho más ordenado.

Fuente: Pinterest.

Pero si algo tiene este estilo en su mobiliario y que resulta tan actual es que se busca que los espacios sean lo más diáfanos posibles. Por este motivo instalaban a lo largo del perímetro de sus estancias ganchos donde poder almacenar y colgar todo tipo de objetos. ¿No te resulta familiar esto?

Hoy en día existe mobiliario pensado para las estancias de espacio reducido que se cuelga y forma parte de las paredes con el fin de obtener espacios más libres y que visualmente resulten más despejados.

Fuente: Pinterest.

Dato curioso: Se cree que este estilo de diseño es un intento temprano de lo que ahora conocemos como minimalismo. Y es que claramente las dos estéticas comparten muchos rasgos comunes. Puedes comprobarlo leyendo este post.

3. Decoración

Aunque estemos ante un estilo que busca constantemente la simplicidad, incluir elementos decorativos que completen los espacios será un punto a nuestro favor. Siempre y cuando no se caiga en un uso excesivo.

Recuerda: Uno de los principios del estilo Shaker es la austeridad y la funcionalidad. No se trata de llenar, sino de saber escoger la pieza correcta que aporte un toque especial a tu espacio.

Hablando de la decoración de este estilo es donde la artesanía cobra vida y se convierte en protagonista. A pesar de que los interiores de estilo Shaker tienen una clara tendencia hacia la austeridad, los pocos objetos decorativos que incluyen tenían el valor añadido de ser hechos a mano, algo super valorado también en la actualidad.

Así que siempre será una muy buena idea añadir, por ejemplo, una alfombra de lana hecha a mano. Al margen de aportar calidez al espacio, le dará mucha personalidad.

Fuente: Pinterest.

Si bien para este estilo pueda parecer innecesaria la aparición de accesorios que completen los espacios, existen algunas cosas que se empleaban antes y que hoy en día continúan siendo los protagonistas de muchos interiores contemporáneos. Es el caso, por ejemplo, de los colgadores de madera para colgar sillas. Soluciones que también nos permitirán limpiar con mayor facilidad.

Fuente: Pinterest.

A modo de curiosidad, ¿sabías que los shakers inventaron muchos objetos que nunca patentaron? Es el caso de las cajas de madera ovaladas. Estas les servían como unidad de medida cuando vendían algo. Una solución muy sostenible para la época.

Qué te parece añadir unas cajas como estas a tu salón para mantenerlo todo ordenado. Son una solución práctica y estética para guardarlo todo, con la que agregar algo especial a tu espacio.

Fuente: Pinterest.

Recuerda: Si quieres obtener un salón con un estilo Shaker marcado, este debe de respirar simplicidad por cada esquina. Esa es su clave.

Fuente: Pinterest.

La forma correcta de hacer que un espacio Shaker sea perfecto es dejar que esos elementos decorativos que introduzcamos sean únicos y sutiles. Haremos que destaquen por sí solos.

Pero recuerda: Estamos ante un estilo decorativo que tiene un gran aprecio por los artesanal, por lo que todo lo que añadas ha de estar pensado bajo esta premisa.

¿Qué te ha parecido el estilo Shaker? Seguro que ha generado en ti cierta curiosidad. Y es que muy probablemente lo hayas visto en infinidad de interiores con muebles de líneas rectas, sin ser consciente de su existencia.

Si te has enamorado de este estilo o te ha servido de inspiración para tu próxima decoración, la mejor manera de aplicarla a tu espacio será buscando aquellos detalles que se ajusten a tu forma de vida. Además, que perduren en el tiempo.

En resumen: apuesta por las líneas simples y refinadas, simplifica todo al máximo, opta por una paleta monocromática, da protagonismo al mobiliario e introduce elementos decorativos que aporten un toque especial sin dejar de lado lo artesanal.

De esta manera te convertirás en un experto en decoración Shaker. No olvides que siempre es un buen momento para abordar un nuevo desafío, así que si quieres compartirlo con nosotros, ¡será todo un privilegio!

Con nuestro Máster en Decoración y Diseño de Interiores + 3D, en tan sólo 4 meses de forma semipresencial o de forma online en hasta 12 meses, conseguirás adquirir todos los conocimientos necesarios para realizar proyectos de interiorismo de talla profesional. ¡Te esperamos!