Pequeños trucos con los que ganar luz en tus espacios

En numerosas ocasiones, la percepción que podemos tener de un determinado espacio viene dada por pequeños factores que pasan totalmente inadvertidos. Un claro ejemplo de ello es la luz.

La iluminación es la encargada de generar esa percepción de la que hablamos por el propio impacto que puede causar en nuestro estado de ánimo. La ausencia o la presencia de esta manda señales a nuestro sistema sensorial, y es por esto por lo que un determinado interior nos puede resultar acogedor, amplio o todo lo contrario.

Los aspectos relativos a la luz y la iluminación constituyen sin duda uno de los mayores desafíos en los proyectos de interiorismo. En muchas ocasiones, cometemos el grave error de creer que una reforma puede corregir los problemas derivados de la falta de luz, pero no es algo fundamentalmente necesario.

Por suerte, existen algunos trucos infalibles dentro del mundo de la decoración y el interiorismo que se pueden utilizar para agregar más luz a esas estancias carentes o escasas de ella. Agregar iluminación artificial puede que sea una solución fácil para iluminar espacios oscuros, pero no es la única. Veremos que muchas veces podría ser suficiente con crear una ilusión óptica a través de pequeños detalles que amplifiquen la luz.

Decoración con mesas de madera

Si has llegado a este post porque necesitas solucionar la falta de luz en tus espacios, estás de suerte. ¡Coge un boli y toma nota de estos pequeños trucos con los que ganar luz en tus espacios! Los colores, pinturas, complementos, tejidos y pequeños trucos de disposición te serán de gran ayuda.

¡Allá vamos! Estos son nuestros 5 imprescindibles.

1. Mantén las entradas de luz despejadas

Aunque pueda resultar muy obvio, muchas veces tomamos decisiones que, de forma inconsciente, limitan la entrada de luz a los distintos rincones de nuestras estancias.

Tener clara una buena distribución de los elementos que componen el espacio nos ayudará a evitar caer en pequeños errores. Por ejemplo, ubicar un sofá delante de una determinada ventana quizás nos perjudique si el espacio es reducido o carece de más fuentes de iluminación natural.

Luz natural en el interior

Debemos intentar que la luz llegue hasta cualquier rincón. Quizás lo ideal sería tener un espacio tipo loft y que la luz circulase sin problema, pero no será necesario llegar hasta ese punto. Con evitar ubicar objetos delante de una ventana o dar paso a la luz mediante un pequeño acristalado habremos cumplido con el objetivo de aportar luz.

Apunta: Nada de objetos altos o muebles delante de las ventanas. Cuantos menos obstáculos, mayor cantidad de luz.

Procura que los sofás estén enfrentados a la fuente de luz o a un lado. Si tu cocina comparte pared con el salón, su sustitución por una de cristal será apuesta segura.

Grandes ventanales de cristal

Si tienes grandes ventanales, la teoría cambia un poco, pero solo un poco. Podrás colocar objetos enfrente de ellas si son bajos. Es el caso, por ejemplo, de un banco, un pequeño aparador o incluso un chaise longe. Cualquiera de estos elementos puede ser una muy buena opción, ya que no impedirán el paso de la luz.

2. Los espejos y el cristal han de estar siempre

Los espejos son nuestro principal aliado y siempre se han usado para que los espacios parezcan más grandes. Quizás lo que no se tiene tanto en cuenta es que su ubicación puede resultar fundamental a la hora de captar mayor cantidad de luz. Colócalos de forma estratégica en frente de ventanas o pasillos y conseguirás multiplicarla.

Espejos para dar luz

Cuando un espejo se sitúa justo enfrente de una ventana, a través de su reflejo se genera un efecto de segunda ventana que nos aportará una sensación de mayor amplitud del espacio.

Ni que decir tiene que nos encantan los espejos de grandes dimensiones. Fíjate por ejemplo en estos, cómo amplían la cantidad de luz apoyados en el suelo, o cómo amplían el espacio de este pequeño baño.

Grandes espejos para ampliar espacios

Quizás la utilización de espejos sea la forma más económica, sencilla y eficaz de ganar luz y espacio, pero no es la única. Tenemos otro elemento que juega un papel fundamental. Hablamos del cristal. Este, al igual que el espejo, potencia la luz y resulta muy liviano. Nos permite ver a través de él a la vez que nos facilita el paso de luz y su reflejo.

Atrévete con una mesa baja de cristal o una vitrina con baldas y puertas del mismo material, darán un toque luminoso y muy especial a tu espacio.

Mesas y vitrinas de cristal

3. Colores claros: nuestros mejores aliados

El mundo del color es un todo a la hora de imaginar y configurar un determinado espacio. Tanto es así que ha sido el protagonista de un post que puedes volver a ver aquí.

Como ya sabrás, existen gamas de colores que aportan calidez, tranquilidad y dinamismo, pero hay otras que son las encargadas de aportar luz. En estas nos centraremos hoy.

Si lo que buscas es una sensación de claridad y amplitud, deberás recurrir a una paleta de colores luminosos, y aunque el blanco es sin duda el color que más refleja la luz, los tonos arena o crudos también tendrán cabida.

Recuerda: Cuanto más claro y más cantidad de blanco tenga nuestro color base, más reflejará la luz, y ¿sabes qué? El Total White está de moda.

Uso de colores claros para ganar luz

Ahora bien, no hay que obsesionarse. Podemos usar “color” siempre que nuestro espacio tenga la suficiente luz y alguna cosa que haga que este se refleje. Por ejemplo, utilizar un tono oscuro que resalte y dé carácter al espacio.

Toma nota: Pocos metros, escasez de ventanas y techos bajos son los aspectos clave para saber que cuanto más blanco, mejor.

No olvides que a la luz le encanta el blanco y no aplica solamente a los tabiques. A la hora de elegir una determinada pintura con la que vestir paredes o techos, escoge una con acabado satinado, puesto que también ayudará a reflejar luminosidad.

4. Textiles ligeros, una apuesta segura

En la búsqueda de luminosidad, una vez más las fibras naturales serán las grandes protagonistas. Utiliza, en sus tonos más claros, tejidos naturales como el algodón o el lino por su ligereza y calidez.

Textiles ligeros

Quizás cuestiones hasta qué punto es posible que un tejido ayude a mejorar la cantidad de luz de un espacio, pero la verdad es que lo hacen. ¿Crees que se puede iluminar una estancia, por ejemplo, con una alfombra? Pues la respuesta es que sí. Piensa en un suelo oscuro, añádele una alfombra en tonos claros y comprueba cómo mejora la luminosidad del espacio.

Favorecer la iluminación añadiendo alfombras

Otro gran ejemplo son las cortinas. Si son blancas, de hilo o lino, habrás conseguido que la luz se refleje y entre más fácilmente. Si además las cuelgas más altas que donde empieza la ventana, alargarán tu pared y harás que estas parezcan más amplias.

No lo olvides: Tejidos naturales claros con trama abierta harán que la luz pase mejor y se refleje.

Tejidos naturales de colores claros

5. Menos es más a la hora de decorar

Aunque pueda resultar obvio, una menor cantidad de elementos en los espacios implicará sensación de amplitud y aumentará la posibilidad de que la luz llegue a cada rincón.

No se trata de que el espacio quede vacío, pero sí tenemos que poner especial atención a la elección y ubicación del mobiliario y objetos de decoración. Fíjate qué gran cantidad de luz respiran los espacios minimalistas, son el claro ejemplo de una iluminación óptima.

Iluminación en espacios minimalistas

A la luz también le gusta el espacio. No se trata de tener más o menos metros cuadrados, hablamos de limitar el número de obstáculos a su circulación o proyección si queremos tener espacios que nos generen sensación de amplitud, serenidad o libertad.

Apunta: Mantener paredes desnudas y limitar la cantidad de muebles en la medida de lo posible, que prime la función y no sean puramente decorativos.

Como has podido ver, aumentar el flujo de luz no tiene por qué resulta excesivamente caro. Siguiendo estos pequeños trucos con los que ganar luz en tus espacios, tendrás las claves para asegurarte un lugar más luminoso y confortable.

¿Te gustaría seguir aprendiendo, o incluso convertirte en un profesional de la decoración? Si la respuesta es sí, en la Escuela Madrileña de Decoración te estamos esperando. Verás que somos los aliados perfectos para acompañarte en un proyecto tan ilusionante como este.

Nuestro Curso Experto en Home Staging te encantará. ¡Quedan muy pocas plazas para la próxima edición presencial! Anímate y pide información. Estarás inviertiendo en tu futuro y te formarás profesionalmente junto a la reconocida y premiada home stager Constanza Subijana.Curso Experto en Home Staging